domingo, 23 de octubre de 2011

Sobre la pretendida nueva isla canaria: ¿Ínsula In Flúmine Nata?

Leí con atención el pasado domingo que, según el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y el Instituto Geográfico Nacional (IGN), la erupción volcánica de tipo surtseyana iniciada a partir del lunes 10 de octubre de 2011, aguas al sur de la isla de El Hierro, la más occidental y meridional de las Islas Canarias, podría tener un total de cuatro fases y resultar en la formación de una nueva y pequeña isla.

Una erupción surtseyana, en referencia a la isla Surtsey en la costa sur islandesa y de la que se hablará en una entrada posterior, es un tipo de erupción volcánica que tiene lugar en mares o lagos. Se caracterizan por las erupciones freatomagmáticas, en forma de violentas explosiones causadas por el aumento de magma basáltico que entra en contacto con agua, subterránea o superficial. Cuando el magma expulsado enfría de forma brusca en forma de conos, se forman flujos piroclásticos constituidos por gases y sólidos volcánicos calientes, junto con aire atrapado, que se mueven en el nivel del suelo a altas velocidades.

          A la primera fase, consistente en la expulsión de burbujas de lava que llevan gas y que una vez que lo pierden se hunden, le sigue una segunda etapa en la que se observaría una columna de color blanco de vapor. A continuación, en la tercera fase se producirían explosiones de color negro conocidas como colas de gallo. La fase cuarta, y última, consistiría en el crecimiento de una pequeña isla en la que habría de fluir una fuente de lava tipo surtidor, siempre que la cantidad de magma expulsada por el volcán fuese la necesaria.


Imagen de la mancha volcánica generada por la erupción submarina en la isla de El Hierro durante los últimos días, captada
por el satélite de observación de la Tierra Deimos-1, lanzado al espacio en julio de 2009 por la empresa española Elecnor.


Según se observa en la imagen del satélite Deimos-1 captada el domingo 23 de octubre, la mancha volcánica producida por la erupción submarina, superior en superficie a la de la propia isla, se proyecta hacia el sur, desde El Hierro hacia el océano Atlántico.

Deimos-1 es el primer satélite europeo de observación de la Tierra de capital íntegramente privado, desarrollado por Elecnor Deimos, división tecnológica de Elecnor, y concebido para obtener imágenes terrestres de alta resolución para su posterior procesamiento y utilización en diversas aplicaciones (agricultura, gestión ambiental, defensa, cambio climático, deforestación, lucha contra desastres naturales o control de recursos hídricos).

          En el caso de El Hierro, la primera fase eruptiva en La Restinga ha ido perdiendo fuerza durante esta última semana y las deformaciones han remitido, lo que interrumpió toda suerte de especulaciones que durante estos días han venido siendo publicadas al respecto de la propiedad sobre la  nueva isla potencial. Al objeto de aclarar algunas notas de prensa ciertamente confusas y/o de cierto tinte nacionalista (recuérdese el conflicto al respecto de esas aguas con Marruecos), se presentan las siguientes líneas.

          En nuestro ordenamiento jurídico, Ínsula In Flúmine Nata (isla nacida en el río) es la figura jurídica que ampararía la titularidad de una hipotética nueva isla surgida en la costa de El Hierro. Esta figura, procedente del Derecho Romano, sirve para determinar "de quién es la propiedad en el improbable caso de que surja una isla en un río", aplicable por tatnto al caso de El Hierro por tratarse de aguas interiores, aquellas más cercanas a tierra y sometidas a la soberanía plena del Estado ribereño. De otra parte, todo archipiélago está delimitado por un perímetro y las aguas que están dentro se consideran mar territorial nacional.

En el caso de que surgiera a mayor distancia de la costa, se aplicaría el concepto de aguas territoriales. La propiedad de esta eventual nueva isla en El Hierro sería, en cualquier caso, del Estado español, dado que estaría dentro de las aguas nacionales.

Por último, surgida una nueva isla en medio del océano, el territorio no estaría sometido a ninguna jurisdicción por lo que sería "Patrimonio Común de la Humanidad" como, por ejemplo, el Polo Norte.

No obstante de lo anterior, todo podría ser más sencillo considerando que no se tratase de una nueva isla sino de un crecimiento de la ya existente sobre su propia base, como así sostienen geólogos y vulcanólogos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada